Historia de un ecuatoriano en Ucrania

Si crees que conseguir una chica es complicado, lee esta historia, te vas a alegrar

 

Pocos sabes, en Ucrania existe desde hace unos 15 años una comunidad no tan pequeña de estudiantes ecuatorianos, cubanos, peruanos y últimamente mexicanos.

Es así como hace unos 12 años llegué a Ucrania desde Ecuador, mi país. Eran momentos confusos en mi adolesencia, trataba de buscar el sentido de tener una carrera.

Era el típico muchacho impopular en el colegio, ñoño, sin muchas historias de amor a mis 17 años. Un amigo me comentó la idea de viajar a un país llamada Ucrania. Lo más que sabía era que tenía un jugador llamado Shevshenko y el tema Chernobyl.

No me lo pensé mucho, el control de mis padres, el aburrimiento de mi vida en la universidad (que apenas empezaba) y la vida que había llevado hasta ese entonces podía tener un nuevo capítulo. Podría ser otro y empezar desde cero.

 

Es así que llegué sin saber ni decir hola. Viajamos en un grupo de unas 30 personas, también estudiantes. Llegamos todos sin saber lo que nos esperaba.

Al llegar entendimos que, si bien es una cultura occidental parecida a la nuestra, muchas cosas eran diferentes. Tuve que adaptarme.

Es así que pasaron los años, acabé la universidad y era otra persona. Aquel muchacho tímido, que le zudaban las manos la ver a una chica, el que no tenía nada que decir, el que no sabía como enamorar, ese se tuvo que morir.

  • El cambio – el nuevo yo

Fuí yo mismo quien decidió hacer el cambio. Entendí que acá el que es tímido no llega a ningún lugar con las mujeres. Ellas esperan de un latino alguien seguro de si mismo (o al menos que aparente bien), alguien gracioso, atrevido y que lleve las riendas de la situación.

Tuve que convertirme en ese muchacho. Fué paulatino, pero dió resultado. Ahora era el «malote» que se besaba con una chica e iba a buscar otras en el mismo bar. El que llevaba a su casa diferentes mujeres cada semana. El que tenía 2-3 novias al mismo tiempo.

Ese juego no me duró mucho, me aburrió, me sentía solo y lo tuve que dejar para llevar una relación más seria. Es así que la encontré, la que ahora es mi mujer y con quien tengo una familia aquí en Ucrania.

La moraleja de esta historia es, no importa quien hayas sido en Latinoamérica, acá te puedes volver otro, ser quien tu quieras ser, y si lo haces bien, te amarán.

Si quieres saber de qué podrías trabajar en Ucrania, clic aquí

Créditos de las fotos: https://www.instagram.com/iren.yuzhaninova/

5 Respuestas a “Historia de un ecuatoriano en Ucrania”

  1. Te felicito, tomaste la desición correcta. Yo también quiero viajar a Ucrania, tengo 58 años y soy divorciado, me desanima el idioma, pero voy a viajar, ojalá cuando llegue me puedas hacer el favor de orientarme. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *